Skip to main content
Está aquí: En Español > Temas de salud    
 

English version 


Uso del oxígeno en el hogar

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Por qué necesito oxígeno en mi hogar? Usted puede necesitar oxígeno suplementario si usted no puede por sí mismo respirar suficiente oxígeno. Puede necesitar de oxígeno suplementario si tiene ciertas condiciones médicas, como asma, bronquitis crónica o enfermedad pulmonar. Puede necesitar oxígeno todo el tiempo, o sólo cuando duerme o hace ejercicio. Se necesita una prescripción médica para que usted pueda recibir terapia de oxígeno. La receta incluye cuánto, y con qué frecuencia usted necesita el oxígeno. Use el oxígeno como lo indica su médico.

¿Qué clases de sistemas de oxigenación existen? El sistema de oxigenación que usted use depende de la cantidad de oxígeno que usted necesita y que tan activo es usted. El oxígeno puede ser administrado de las siguientes 3 formas:

  • Oxígeno comprimido: Éste sistema mantiene el oxígeno bajo presión en un cilindro (tanque) de metal. El tanque puede ser programado para dispensar sólo la cantidad de oxígeno que usted necesita mientras respira. Los tanques de oxígeno comprimido son pesados, y se espera que se usen cuando usted está en un sólo lugar. Solicite ayuda si usted necesita moverlo o asegurarlo. Hay tanques pequeños disponibles con transportador de ruedas para facilitarle su movilización, o cuando usted viaja.

  • Oxígeno líquido: El oxígeno líquido es mantenido a muy baja temperatura (muy frío) en un tanque aislado. El oxígeno, al ser liberado del tanque, sale a una temperatura adecuada para que usted lo reciba como gas para ser inhalado. El equipo de oxígeno líquido portátil es más pequeño y fácil de llevar consigo. Usted puede recargar su oxígeno portátil de un tanque más grande que está en casa. La compañía que suministra el oxígeno llenará el tanque grande cada semana o cada 15 días.

  • Concentrador de oxígeno: El concentrador de oxígeno es un aparato eléctrico que obtiene el oxígeno del aire y lo almacena. Ésta máquina es pesada y puede venir con un transportador de ruedas para que sea más fácil para usted moverlo de habitación a habitación.

¿Qué clases de dispositivos existen para la oxigenación? Cada dispositivo está conectado al suministro de oxigenación por medio de un tubo. El tubo debe ser lo suficientemente largo para permitirle la movilización dentro de su casa. Cambie el tubo cada 6 a 12 meses. Usted podría necesitar un humidificador para humedecer el oxígeno. Esto le puede previene sequedad en su nariz, boca, y garganta. Pregunte a su médico si necesita un humidificador, y como se conecta al suministro de oxígación.

  • Cánula nasal: La cánula nasal es un dispositivo plástico de 2 vías/sondas que encajan en sus fosas nasales. Coloque cada sonda en cada orificio de su nariz. Pase cada tubo por detrás de las orejas o péguelo a sus anteojos para mantenerlos en su sitio. Asegúrese que su cánula le queda bien y cómoda.

  • Máscara de oxígeno: La máscara de oxígeno va conectada a un tubo plástico y cubre su boca y nariz. Generalmente, la máscara se queda en el puesto mediante una banda elástica que pasa por detrás de su cabeza. Usted puede usar esta máscara si necesita una cantidad alta de oxígeno. Su médico le puede recomendar que use la cánula nasal durante el día y la máscara por la noche. La máscara puede ayudar si su nariz se reseca o tiene congestión nasal.

  • Oxígeno transtraqueal: Esta forma de oxigenación se suministra a través de un catéter (tubo) pequeño y flexible en su tráquea. Un catéter se coloca directamente es su tráquea por medio de una abertura en el cuello. El catéter queda en su sitio sostenido por un collar. Usted va a necesitar un humidificador con el oxígeno transtraqueal para evitar que su garganta se seque.

¿Cómo usar el oxígeno en forma segura?

  • Consejos generales de seguridad:

    • No fume. El oxígeno comprimido puede incendiarse. No permita que nadie fume en su casa. En restaurantes sólo siéntese en áreas designadas a no fumadores.

    • No use nada que pueda ser inflamable mientras usted utiliza su dispositivo de oxígeno. Esto incluye líquidos de limpieza, gasolina, disolvente para la pintura o atomizador de aerosol.

    • No cambie el suministro de su oxígeno a menos que su médico lo indique. Desconecte su dispositivo de oxigenación o apague el concentrador cuando no esté usando el oxígeno.

    • Mantenga el cilindro de oxígeno a 5 pies (1.5 metros) de distancia de las llamas abiertas o aparatos de calefacción, como velas, chimeneas, estufas de gas, o calentadores de agua.

    • No consuma alcohol o tome sedantes mientras está usando el oxígeno. Esto le puede disminuir su respiración.

    • Coloque avisos en todas las puertas de su casa para advertir a sus visitantes y al personal de emergencia del uso de oxígeno.

    • Mantenga el cilindro de oxígeno en posición vertical. El cilindro se puede dañar si se cae. Un cilindro de oxígeno puede ocasionar graves lesiones si se rompe.

    • Mantenga el cilindro de oxígeno en posición vertical. El cilindro se puede dañar si se cae. Un cilindro de oxígeno puede ocasionar graves lesiones si se rompe.

    • Mantenga un extinguidor de incendios y un teléfono a su alcance en caso de un incendio. Informe al departamento de bomberos que usted tiene oxígeno en su casa en caso que necesite llamar a pedir ayuda.

    • Siga al pie de la letra las instrucciones de uso y mantenimiento de su equipo de oxígeno.

    • Informe a la compañia de luz que usted tiene equipo médico eléctrico, para que lo coloquen en la lista de prioridad para que le restablezcan el servicio lo antes posible en caso que haya una falla eléctrica.

  • Consejos para viajar: Podría necesitar oxígeno adicional cuando viaje a lugares con alturas elevadas. Ésto incluye viaje en avión. Hay menos oxígeno en estas áreas, por lo cual se le hace más difícil respirar. Comuníquese con la aerolínea o las compañía de autobús, tren o ferry que usted vaya usar en su viaje para averiguar cuales son las reglas del uso del oxígeno. La mayoría de las aerolíneas requieren que usted les avise de su necesidad de oxígeno con 3 días de anticipación a su viaje. Podría necesitar tener una prescripción de su médico, o diligenciar un formulario.

¿Cómo limpiar suministros de oxígeno?

  • Cánula nasal: Lavar las sondas nasales con agua y jabón dos veces a la semana. Reemplace las sondas cada 2 semanas, Reemplace los tubos cada 2 meses o cuando se endurezcan. Cambie las sondas si dentro de ellas aparece humedad. La humedad puede hacer que la bacteria crezca, y cause infecciones. Cambie la cánula y las sondas después que se haya mejorado de cualquier resfriado.

  • Máscara de oxígeno: Pregúntele a su médico con que frecuencia debe limpiar la máscara con agua tibia y jabón. Reemplace la máscara cada 2 semanas.

  • Catéter transtraqueal: Pregunte a su médico cuáles son los cuidados para su catéter de oxígeno transtraqueal.

  • Concentrador de oxígeno: Desconectar el aparato. Usar un paño húmedo para limpiar el gabinete que mantiene el aparato. Dejar secar el gabinete. Desinfectar los botones y la parte externa del concentrador. Limpiar los filtros de aire por lo menos una vez a la semana con agua y jabón. Permita que se seque al aire. Reemplace el filtro al menos una vez a la semana. Solicítele a la compañía que le suministra el servicio a su concentrador que le haga mantenimiento por lo menos una vez al año. Pregunte a su médico si tiene alguna duda de como limpiar los filtros de aire.

  • Humidificador: Lavar la botella del humidificador con agua tibia y jabón en cada recarga. Enjuagar bien y dejar secar al aire la botella antes de recargarla con agua estéril (sin bacterias) o destilada. No usar agua del grifo. Desinfecte la parte externa de la botella y la tapa una vez la parte interior ha sido lavada.

¿Cuáles son algunos consejos generales para el uso del oxígeno?

  • Mantener un tanque de oxígeno de reserva en caso de emergencia. Siempre mantenga un tanque de reserva de oxígeno que no funcione con electricidad en caso de un apagón. El oxígeno puede tener un escape en el tanque. Pregunte a su paramédico si su tanque de reserva tiene un dispositivo para reducir la perdida de oxígeno.

  • Usar una gaza o un lubricante a base de agua para suavizar la piel. El oxígeno puede resecar su piel, su boca o garganta. Coloque una gaza alrededor de las sondas que van sobre sus orejas o en sus mejillas si estas se irritan. Use un lubricante a base de agua en sus labios y orificios nasales si se resecan o le duelen. No use lubricantes a base de aceite, éstos pueden ser inflamables.

  • Antes que se le acabe su suministro haga anticipación un nuevo pedido. Recuerde que la compañía proveedora puede que no haga despachos en días festivos. Si necesita ayuda para planear sus necesidades en caso de un viaje pregúntele a su paramédico.

  • Mantenga a su alcance el teléfono de la compañía proveedora del oxígeno. Mantenga la información en un sitio donde usted la pueda ver todos los días, como la nevera. Comuníquese con ellos si tiene cualquier problema con sus suministros.

¿Cuándo debería consultar con mi médico? Comuníquese con su médico sí:

  • Su respiración es superficial o lenta o se le dificulta más de lo usual para usted.

  • Se siente con ansiedad o no se puede quedar quieto.

  • Las sondas del oxígeno le causan llagas en su piel, o le hacen sangrar.

  • Tiene dolor de cabeza, su corazón le está latiendo rápido, y usted está temblando.

  • Tiene problemas para dormir por que usted no puede respirar bien.

¿Cuándo debería buscar atención inmediata? Busque atención médica o llame al 911 de inmediato sí:

  • Su respiración se vuelve rápida o le duele al inhalar.

  • Sus uñas o labios están azulados.

  • Usted está cansado, confundido, no puede pensar con claridad, o se desmaya. Esto significa que usted necesita más oxígeno.

  • Tiene fiebre alta. Esto significa que puede tener una infección.

  • Tiene dolor de pecho repentinamente.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2013 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of the Blausen Databases or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.


References and sources