Skip to main content

Los deportistas con daños cerebrales podrían mostrar primero problemas en el estado de ánimo o en el pensamiento

In English

Por Maureen Salamon
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 21 de agosto (HealthDay News) -- Una enfermedad cerebral devastadora asociada con un trauma en la cabeza que sufren los jugadores de fútbol americano, boxeadores y otros deportistas normalmente afecta a los pacientes de alguna de dos formas graves, según sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores de la Universidad de Boston hallaron que la encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad neurodegenerativa, al principio provoca problemas o bien de la conducta y del estado de ánimo, o bien de la memoria y el pensamiento. El trastorno, caracterizado por la impulsividad, la depresión y la conducta errática, solo se diagnostica tras la muerte.

"El estudio mismo es relativamente preliminar, [pero] descubrimos dos presentaciones relativamente distintas de la enfermedad", afirmó el coautor del estudio Daniel Daneshvar, un investigador postdoctoral en el Centro para el Estudio de la Encefalopatía Traumática de la universidad. "Se sabe tan poco de la presentación clínica de la ETC que cualquier cosa que encontremos no es necesariamente sorprendente, simplemente porque hay muy poca información sobre la ETC".

La ETC ha estado en el foco de atención en los últimos años, ya que los jugadores de la NFL presentaron una demanda colectiva en la que afirmaban que la liga no protegió a los jugadores de las lesiones cerebrales traumáticas ni les advirtió sobre los peligros de las conmociones cerebrales. Además, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. determinaron en enero que el apoyador estrella de la NFL Junior Seau tenía una ETC cuando se suicidó el año pasado.

También se han documentado casos de la enfermedad en el personal militar expuesto a explosiones.

Para realizar el presente estudio, publicado en línea el 21 de agosto en la revista Neurology, los investigadores examinaron el cerebro de 36 hombres deportistas de entre 17 y 98 años de edad a los que se había diagnostico una ETC tras su muerte. Se dice que la investigación es la más grande de este tipo realizada sobre el trastorno, que fue descrito por primera vez por los científicos en 1928 y fue llamado el "síndrome del puñetazo borracho".

Daneshvar y sus colaboradores entrevistaron a los familiares de los participantes, y hallaron que 22 de los deportistas sufrían problemas de conducta o en el estado de ánimo como primeros síntomas de la ETC, y 11 al principio tenían problemas de memoria y pensamiento. Tres de los participantes no mostraron síntomas de ETC en el momento del fallecimiento. La mayoría de los deportistas jugaban al fútbol americano como aficionados o profesionales, y el resto jugaban al hockey, practicaban la lucha o el boxeo.

Los que tenían problemas conductuales o en el estado de ánimo experimentaron los síntomas a una edad más temprana, y los primeros signos aparecieron a una edad promedio de 35 años, en comparación con una edad de 59 años de los que tuvieron problemas de memoria o de pensamiento. Acerca de los que sufrieron los síntomas en el estado de ánimo se dijo que estaban más explosivos, deprimidos, descontrolados y eran física y mentalmente más violentos que los del grupo con déficits en la memoria y el pensamiento.

Daneshvar advirtió que los hallazgos tenían limitaciones, ya que no hubo un grupo de comparación con deportistas que no sufrieron la ETC en la investigación. Además, las familias a las que se entrevistó podrían haber presenciado síntomas más graves, lo que les hizo más propensos a participar en el estudio, afirmó.

El neuropsicólogo Ken Podell, codirector del Centro Metodista de Conmociones de Houston, afirmó que la investigación "es claramente una primera aproximación, y la presentan como tal".

"El concepto entero de la presentación clínica de la ETC está en gran parte en su infancia, y realmente no sabemos de qué se trata", afirmó Podell. "Es fundamental entender las limitaciones de este estudio y asegurarse de que no se toma esta información y se generaliza a la población en general o a alguien con una sola lesión de la cabeza".

Los científicos todavía no han determinado si la ETC está asociada con el número de conmociones cerebrales que sufre un individuo, al practicar algún deporte o por otras causas. Otro contribuyente podría ser una acumulación de golpes por debajo del umbral de la conmoción cerebral que sufre un deportista y que no tienen como resultado ninguna señal clínica de conmoción.

Una investigación preliminar como esta no ofrece ninguna guía para los deportistas ni maneras concretas de detectar la ETC de forma más temprana, concurrieron Podell y Daneshvar. Pero Podell sugirió una estrategia: "evite los golpes en la cabeza".

Más información

El Sports Legacy Institute tiene más información sobre la encefalopatía traumática crónica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

 

FUENTES: Daniel Daneshvar, M.A., postdoctoral researcher, Center for the Study of Traumatic Encephalopathy, Boston University, Boston; Kenneth Podell, Ph.D., neuropsychologist and co-director, Houston Methodist Concussion Center, Houston; Aug. 21, 2013, Neurology, online

© Derechos de autor 2013, HealthDay

First published: 08/22/2013
Last updated: 08/22/2013